lunes, 10 de julio de 2017

GATOS QUE SE CREEN PERROS

EL MUNDO DE LOS GATOS

Tengo una gata que tiene complejo de perro. Y la verdad es que no sé por qué quiere ser perro si su condición de gata es lo que la hace deliciosa. Me encantan tanto los perros como los gatos. Ambos, con sus particularidades, son mascotas tan distintas entre sí, pero igualmente queribles y cada uno en su estilo, son siempre una tremenda compañía. Pero hay algunos que no se contentan con lo que son e imitan al de al lado.

Como les contaba, en mi caso, mi gata Anastasia (además de creer que es la más linda e inteligente y mirarnos con cara de que sabe tanto más que nosotros, característica muy de gato por lo demás) tiene unas actitudes perrunas geniales. Partiendo que al llamarla por su nombre viene corriendo como si el mundo se acabara. O le gusta estar dentro de la casa de mi perra, cosa que mi perra detesta, pero yo con eso pienso que al menos ¡alguien usará la famosa vivienda!

Cuando le tiro una pelota ella corre a buscarla y a traérmela de vuelta para que el juego siga. Además, al igual que mi perra, ella adora estar rodeada de personas, acepta inocentemente cualquier cariño y cuando hay visitas se pone al medio de la mesa a escuchar y disfrutar de la compañía de todos.

Pero este comportamiento no es tan extraño y afortunadamente ella sigue siendo tan gato como cualquier otro, siendo el lenguaje corporal, por ejemplo, su mayor característica de comunicación.

Lo que pasa es que (y los que tienen gatos entenderán esto aún más) estos pequeños han desarrollado un nivel de sociabilidad a veces casi tan alto, si no más en algunos casos, que un perro.

Si bien esos instintos felinos de gato de montaña viven en ellos porque les encanta explorar, oler e investigar, son animales extremadamente sociables, cariñosos, atentos, y sensibles con los sentimientos humanos.

No es raro que al estar enfermo tu gato esté junto a ti hasta que ese mal momento pase. Y si bien son unos dormilones por excelencia (se dice que duermen en promedio dieciocho horas diarias) son una compañía sin igual y a muchos incluso no les gusta estar solos.

No es raro llegar a tu casa y que tu gato (en mi caso dos gatas) vayan corriendo a la puerta a esperarte y maullarte exigiendo atención inmediata. O cuando se les acaba la comida, te buscan y hacen que los sigas para indicarte que su plato ya está vacío y es hora de llenarlo. O en la mañana antes que el despertador suene sus patitas empiezan a acariciar tu cara suavemente para saludarte.

En conclusión, ¡son deliciosos! Y creo que sólo podrán saber lo buenas mascotas que son hasta que tengan uno.

Así que los invito a tener un gato de mascota y vivir toda la experiencia que esto significa, darle la chance por supuesto a la adopción y sentirse absolutamente amado por un animal que sólo tiene admiración y afecto.

"Lo que pasa es que (y los que tienen gatos entenderán esto aún más) estos pequeños han desarrollado un nivel de sociabilidad a veces casi tan alto, si no más en algunos casos, que un perro.""
@FranCorralS / Francisca Corral | Directora de fundacionjulieta.cl
 La Estrella de Arica

No hay comentarios: